VIDA Y MUERTE

SIRJABAT.BLOGSPOT.COM

martes, 19 de agosto de 2014

Adentrándonos en el antiguo sanatorio de Isla Pedrosa.


Hola de nuevo amigos, hoy estamos aquí para publicar una nueva entrada, pero esta vez no me adentraré en el relato de ninguna leyenda antigua, historia paranormal, aparición, abducción, ni nada parecido a estos temas que tanto nos gustan, sino que será mi ya anticuada cámara fotográfica la que se encargará de guiaros por los solitarios e imponentes pasillos del antiguo lazareto de Isla Pedrosa en forma de imagen.

Hace ya unas cuantas semanas que nos desplazamos nuevamente a Isla Pedrosa, con el fin de adentrarnos en los interiores de tan misterioso sanatorio en busca de algún tipo de huella del pasado. Los muros y paredes de este viejo sanatorio luchan cada día por no derrumbarse, consiguiendo con ello prorrogar en el tiempo, la historia y leyenda que han dejado muchas de las personas que en su momento deambularon por sus alargados pasillos, y habitaron sus lúgubres y sucias habitaciones hasta el fin de sus días.

Sin mucho más que contar les dejo con un puñado de fotos extraídas de mi visita hace ya unos poquitos meses a Isla Pedrosa. Me gustaría comentaros también para finalizar, que próximamente editaré un vídeo que colgaré posteriormente de lo que me parece ser una psicofonía obtenida el mismo día de las fotografías.

Un saludo desde el otro lado, desde el que espero que este reportaje fotográfico, muy a pesar de su calidad, sea de su gozo y disfrute.







































Muchísimas gracias por permanecer fieles a “Vida y Muerte” a pesar del tiempo y la distancia.  

Aquí debajo os dejo los enlaces a otras publicaciones de "Vida y Muerte" relacionadas con Isla Pedrosa.











viernes, 22 de noviembre de 2013

LA LEYENDA OSCURA DEL CONDE DE MUÑAZÁN.

Hola amigos, tras un periodo de reflexión personal, estoy aquí de nuevo para trasladaros a una de las tierras más bonitas que mis ojos han tenido el placer de ver. Protegido por una espesa y alegre vegetación más verde de lo que puedan imaginar, y junto a la desembocadura del Río Bedón, se levanta portentoso el monasterio cisterciense de San Antolín de Bedón.

Esta abadía benedictina construida alrededor del siglo XIII, se caracteriza por la sencillez de su ornamentación, de la que solo cabe reseñar unos misteriosos canecillos, que hacen referencia a figuraciones bastante curiosas de la época.
Hoy en día, este conjunto monástico permanece en pie, y en torno a él, es el viento, el dueño y encargado de cubrir con un manto de silencio su paz interna, un silencio tan solamente perturbado por los pasos de algún peregrino, que se topa con él entre medias de su peregrinaje hacia Santiago de Compostela. 
Muchos de éstos peregrinos tienen el valor, o la osadía, de adentrarse en la iglesia de San Antolín empujando sus gigantescas y chirriantes puertas, para intentar así, buscar refugio y plantear un descanso a  sus fatigadas piernas,  estableciendo con ello un paréntesis, ante el demoledor camino que aún les queda por recorrer.
Pero el monasterio de San Antolín de Bedón, a pesar de respirar tranquilidad y sosiego, guarda para si una leyenda oscura, una historia que de conocerse por estos infatigables peregrinos, haría a más de uno buscar descanso  unos cuantos kilómetros más adelante.

Y es que historiadores y lugareños se pelean entre dos historias totalmente distintas, que cada una a su manera, narran el porqué de la creación de este misterioso monasterio del medievo, levantado en medio de la nada…

La primera historia, es tal vez la más contada y contrastada, debido a las fuertes creencias religiosas de la época, en la que raro era él día donde no se hablaba en los mentideros de temporada, de apariciones santorales y marianas, aquí y allá.  
La primera crónica registrada sobre este enigmático lugar, la encontramos en San juan de la Peña, y en San Antolín de Palencia entre otros lugares, y cuenta algo así, como que durante una apacible mañana de caza, un noble conocido como el Conde de Muñazán, acompañado de su escopeta y su fiel perro, trata de dar caza a un jabalí herido en los montes anexos al lugar del monasterio, y que es el esquivo jabalí en busca refugio, el que conduce al Conde hasta una cueva desconocida, siendo entonces, cuando este noble al adentrarse en ella, se encuentra con una luminosidad incomprensible, que se desvanece formando lo que al parecer es la figura de San Antolín, y es a raíz de tan gloriosa aparición, cuando el acaudalado Conde de Muñazán, ordena la construcción del monasterio, en honor a San Antolín de Bedón.
Pero como bien os he contado existe una leyenda bastante más oscura, que es la que defienden los lugareños de estas hermosas tierras, y de la cual dicen, estuvo durante muchos años tapada por el clero. Esta leyenda habla del mismo sujeto, pero con una gran diferencia, en esta historia es apodado como el sanguinario Conde de Muñazán.

Cuenta la leyenda más funesta de este lugar, que el Conde un buen día mientras disfrutaba de una cacería, se topó de frente con una cabaña en mitad del bosque, y que en ella habitaba una joven hermosa apodada como la huérfana de San Antolín, de la que el noble quedó prendado debido a tan irradiante belleza. El cortejo casi diario del enamorado noble no daba sus frutos, dado que la bella joven estaba casada y esperaba a su marido, que había partido a la guerra.

Es entonces cuando una oscura y tormentosa noche, el conde fuera de sí y como llevado por los demonios, se apresura a la cabaña escopeta en ristre. Al llegar a la humilde casita, el Conde puede ver a la joven difícilmente a través de una ventana en brazos de su amado, convirtiendo con ello esta escena tan cariñosa, agitar mucho más la tensa furia que el Conde lleva en sus adentros, y conduciéndolo sin apenas darle tiempo a pensar y fruto de los celos, a romper la ventana, y acabar mediante dos ensordecedores e inesperados disparos con la vida de los dos enamorados.
Tras días de reflexión por tan escalofriante asesinato, cuentan que el Conde de Muñazán recapacita sobre lo sucedido, y por más que busca no encuentra los motivos que le llevaron a ejecutar tan cruel acción, e intenta calmar su perturbada conciencia, destinando todo su patrimonio a la construcción de este monasterio, edificado justamente en el lugar donde se encontraba la pequeña cabaña de la bella joven.

Dicen también que el Conde de Muñazán agotó su vida yendo a rezar cada día a la iglesia de San Antolín por el alma de la joven, ya que ésta se presentaba cada noche para atormentarle sus sueños, haciéndole revivir una y otra vez, tan mal venida escena… y así termino la vida del Conde, respetable noble días atrás, moribunda alma castigada hasta el fin de su existencia. 
A día de hoy, este monasterio ya abandonado guarda el secreto entre sus fríos y solitarios muros, y son solo unos pocos peregrinos los que arrojan algo de luz sobre lo que aquí sucedido, narrando haber visto a una hermosa joven con los ojos enramados, vagar por lo que en sus días fueron los jardines de este viejo monasterio.
Bueno amigos, muchísimas gracias por permanecer fieles desde el otro lado, pronto contaremos con nuevas historias en este, vuestro blog.

Un saludo, e informaros que más pronto que tarde podréis visualizar en mi canal de YouTube, un video que he realizado en el interior del Monasterio de San Antolín de Bedón, así como también disfrutar de unas cuantas fotos más, que iré subiendo a mi página de Facebook “VIDA Y MUERTE”. Les copio los enlaces aquí abajo, y no se olviden, sin ustedes todo esto no sería posible. Salu2.




  

martes, 18 de junio de 2013

El callejón de la muerte “Mary King's Close”.

Hola amigos y seguidores de “Vida y Muerte”, en esta ocasión nos vamos a desplazar hasta Edimburgo, la ciudad de donde se dice, que nace el viento. Esta capital escocesa bajo sus edificios alberga un complejo laberinto de calles subterráneas, que han dado lugar a un abundante y sobrecogedor número de historias, que hablan de leyendas y fantasmas acompañadas de muerte y horror.

Para profundizar en la historia de este antiguo callejón comercial conocido como “Mary King’s Close”, tenemos que trasladarnos al siglo XVII,  época donde la crónica negra de este lugar sin igual, empieza a emerger.

Es en el invierno de 1644, cuando cuentan que un barco europeo atraca en el puerto de Leith cargado de muerte y desolación en forma de pulgas, y a lomos de unas despiadadas ratas que portan un calvario en forma de plaga, y con nombre de peste bubónica, peste que se encargaría de liquidar una gran parte de la población de Edimburgo.
A los habitantes de Edimburgo entonces les toca vivir una época transcendente y dolorosa, en la que prácticamente la mitad de la población enferma. Los médicos optan entonces por trasladar a los infectados más graves a las afueras de la ciudad, donde tienen que intentar sobrevivir en unas antiguas cabañas de madera, mientras a la otra parte, digamos a los menos graves, se les decide poner en cuarentena, encerrándolos en sus casas.

Los médicos y especialistas de la época en manos de sus rudimentarios tratamientos poco podían hacer por los infectados, dejándolos finalmente a su merced, y proporcionándoles únicamente alimentos a aquellos que mantenían la fuerza para asomar un pequeño pañuelo blanco por la ventana, al paso de los mismos.
El viejo callejón de Mary King’s Close, especialmente transitado antaño por comerciantes, consumidores y tratantes, se fue despoblando, para únicamente dejar paso a aquellos enfermos que a duras penas podían serpentear vagamente por su desamparada y solitaria calle en busca de algún tipo de curación milagrosa, que les permitiera a posteriori acceder a la zona limpia de Edimburgo.

Ya en 1753, el edificio conocido como “La Royal Exchange” comienza a levantarse, usando como cimientos cinco de los callejones más importantes y contaminados de Edimburgo, siendo uno de ellos Mary King’s Close, y dejando a estos totalmente tapiados por medio de recios muros, hay quien dice que con muchos de los enfermos y fallecidos aún dentro de sus hogares.
Los muros de estos cinco viejos callejones hasta entonces ocultos bajo los pies de los ciudadanos y turistas de Edimburgo, son derribados y abiertos al público 250 años más tarde, y es entonces cuando empiezan a manar una infinidad de leyendas oscuras.

La leyenda más conocida viene de la mano de Aiko Gibo, una médium japonesa, que se desplaza para conocer esta zona de Edimburgo tantos años enterrada y silenciada. Aiko Gibo dice que es en una vieja casa de este callejón de la muerte, donde una niña que se hace llamar Annie, entabla contacto con ella. Annie la cuenta, que sus padres murieron en el año 1644, y que como no tenía a donde ir, permaneció encerrada en su casa junto a los cadáveres de sus padres hasta el fatídico día de su muerte. La médium tremendamente sobrecogida acudió apresuradamente hasta el mercado, donde compró un juguete que posteriormente regaló a la niña, dejándoselo sobre un viejo arcón en la que fuera su habitación.

Esta historia entre la prestigiosa espiritista y Annie, no solo quedó en una mera leyenda, sino que se convirtió en una importante tradición, que llevó consigo que muchas personas en su visita a la vieja casa de Annie, la obsequiarían con un juguete a modo de ofrenda, con la intención de que el joven espíritu de la niña no se sintiera nunca más solo.
Habitación de la niña "Annie"
La actualmente conocida como “ciudad subterránea”, hoy se encuentra bajo los pies del ayuntamiento de la ciudad, pero sigue recogiendo los temerosos testimonios de aquellos vigilantes y obreros, que trabajaron en 2003 en el acondicionamiento de la zona, para su posterior exposición a los turistas. Estos testimonios exponen todo tipo de fenómenos de difícil explicación, que hablan de luces y sombras, de un intenso olor a podredumbre, de gritos y sollozos, y de continuas apariciones de espectros aturdidos que con rostros enfermizos se evaporan hasta desaparecer…
Tras el halo de misterio que nos deja este laberíntico lugar de calles que congeladas en el tiempo, permanecen en silencio protegiendo el más oscuro secreto de la ciudad de Edimburgo, varias preguntas se forman tras el nublado entender de mí yo profundo…  ¿Qué puede tener de real esta historia?, ¿se puede haber despertado la profunda carga emocional que antaño se vivió en estas calles, al derribar los muros del silencio?, ¿estamos solo ante una historia creada para fomentar el turismo, y con ello incrementar los intereses económicos de la ciudad de Edimburgo?, ¿podemos estar ante un caso de sugestión colectiva?, ¿causa paranormal o histeria provocada?... Ustedes que opinan.
Antes de despedirme me gustaría dar las gracias a todos aquellos que con su voto han podido colocar a “Vida y Muerte”,  encabezando la lista que conducirá a la final del I Certamen de Blog del misterio 2013, organizado por Misterio Red.


Un saludo, y GRACIAS por permanecer al otro lado. Se os quiere…