VIDA Y MUERTE

miércoles, 5 de junio de 2013

“DIBBUK” Un demonio del pasado, atormentando el presente.

"Dybbuk"
Hola amigos, como lo prometido es deuda, aquí estoy de nuevo, para poneros en antecedentes y daros a conocer un poco más, de este demonio mitológico que tanto está dando que hablar en estos últimos años.

Esta entrada la dividiré en dos partes, esta primera a modo de introducción… informando sobre el origen, la posesión y expulsión de este demonio que tras sus pasos, va dejando un reguero de muerte y enfermedades, acompañadas de una serie de sucesos de muy difícil explicación, os dejo en la no muy deseable compañía del “Dibbuk”, espero que les guste…

El Dibbuk es originario de la teología judía. Los grandes conocedores de la doctrina judaica, lo describen como un alma que deambula tras morir, al no haber podido finalizar su ciclo natural de reencarnaciones, para cumplir con el fin espiritual que Dios le ha dado, y es por ello, que busca habitar los cuerpos de aquellas personas que muestren el mayor signo de debilidad entre cuerpo y alma, con el único objetivo de reencontrarse con aquellos sentimientos, sensaciones, o hechos que no pudo cumplir en vida.

La Cábala  (del hebreo qabbalah "recibir")
La palabra Dibbuk significa espíritu atado según el “Yiddish”, que la doctrina judaica define como una etapa del alma tras la muerte. Todo Dibbuk ha padecido el castigo del “karet”, del que “la cábala” nos explica que es el exilio del alma, un alma que ya no percibe gozo del contacto con la luz de lo alto, esto significa que el Dibbuk en vida posiblemente está físicamente junto a otros judíos, pero siendo totalmente insensible al sacro influjo… cómo se resumiría todo esto… pues en que la sed espiritual del Dibbuk está marchita y el alma de este se conduce hacia actividades espiritualmente negativas, cayendo directamente hacia un abismo de pecados capitales y perversión, abandonando totalmente su Yo espiritual, no habiendo podido obtener el perdón en vida a través de “La Teshuvá”.

Doctrina judaica.
Resumiendo, los Dibbuk son almas de personas fallecidas que no pueden completar el ciclo “Gilgul”, ciclo fijado por decreto divino, basado en el hecho que la disciplina judaica de “La Cábala”, establece como la transmigración del cuerpo a la hora de morir. Es la falta de cuerpo en el que reencarnarse, el que ata y condena a los Dibbuk a vagar a través de los años en la búsqueda de un cuerpo que no le han asignado, por los pecados cometidos.

Es entonces cuando el Dibbuk posee un cuerpo, y aunque es muy difícil reconocer los fines de este demonio, se puede abrir un amplio abanico de intenciones. Algunos estudiosos han especulado con que el verdadero fin del Dibbuk, es el de evitar el castigo de los ángeles encargados de llevar a cabo las reencarnaciones, otros muchos hablan de sed de venganza, y los más puritanos dicen que simplemente tratan de escapar de una situación de desorientación, pero finalmente la única realidad visible es la que queda marcada en los atormentados rostros de los endemoniados.

Imagen extraída de la película "The Possession (El origen del mal)" 
La forma de elegir cuerpo del Dibbuk no está muy contrastada, aunque por lo general el Dibbuk prefiere normalmente a personas que emocionalmente están atravesando épocas difíciles, según Gershon Winkler (Académico y rabino cabalista), “el dybbuk elige a alguien que está en el estado donde su alma y su cuerpo no están totalmente conectados entre sí a causa de la melancolía severa, la psicosis y ese tipo de cosas. Entre los que no están integrados, busca a alguien en particular cuya vida actual esté atravesada por situaciones que el espíritu poseedor tuvo que pasar, por lo cual este espíritu percibe compatibilidad con alguien que está luchando con lo mismo que él luchó”.

Los Dybbuk, por lo general no permanecen largas estancias en los cuerpos de las personas poseídas, sino que vagan de forma temporal, aunque también es cierto que existen casos más extremos en los que no queda más remedio que realizar un exorcismo.

Para realizar el exorcismo de un Dybbuk principalmente se necesitan un rabino oficialmente nombrado por “La Cábala”, y diez personas cercanas al poseído, capaces de soportar tan tremenda experiencia, y comprometidas en formar un círculo de protección alrededor del poseído. El rabino en cuestión comenzará el exorcismo tocando una música ciertamente especial, con el fin de desorientar y arrancar del cuerpo al Dybbuk, todo esto a través de un cuerno de carnero llamado “El Shofar”, mientras el círculo de protección del poseído se encarga de repetir tres veces, en voz alta y al unísono el salmo 91. Tras la repetición del salmo, y si todo marcha bien, el rabino podrá comunicarse finalmente con el Dybbuk, al que primeramente preguntará su nombre, y posteriormente exigirá que abandone el cuerpo con la condición de mostrarle el camino hacia la salvación.   

Rabino Cabalista. "The Possession (El origen del mal)" 
Y esto es todo, en la próxima entrada os relatare una serie de experiencias basadas en hechos reales en torno a la figura del Dybbuk

Bueno amigos, espero que les haya gustado esta entrada, y recuerden, aún quedan miles de Dybbuk ahí fuera.

Un saludo y un millón de gracias por votarme para el Certamen, y para los que aún no han votado, comentaros que hasta el día 16 de junio estáis a tiempo. Un saludo

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Alizzz,un excelente tema dado que en la actualidad , creo en lo personal que el planeta ha sido invadido por tantos dybbuks,que estan llevandonos al final de los tiempos, espero la segunda parte de este interesante tema. Felicitaciones.

SIR JABAT dijo...

Gracias Alizzz!!! La pregunta es la siguiente ¿¿¿alcanzaremos nosotros el perdón divino???, o nos convertiremos en almas vagantes para los restos... jejeje, yo me apunto a lo segundo.

SYLIANNE dijo...

El ''Dybbuks'' me recuerda muchísimo a la película ''Fallen''... solo que en este caso es el ángel caído Azazel el que ocupa los cuerpos.. Genial como siempre!

SIR JABAT dijo...

Hola Sylianne, no recuerdo haber visto la película de "Fallen", me la apunto y ya te cuento. Gracias por el comentario. Salu2

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años